CÓMO DETECTAR EL ACOSO ESCOLAR

Definimos por bullying a la intimidación física o verbal de la cual son víctimas los niños en los colegios, y que es ejecutada la mayoría de las veces por sus propios compañeros.

Solo en España llevamos 2 años seguidos en donde se han denunciado 1.000 casos de acoso por año, el cual no distingue de sexos, ya que es sufrido de igual manera tanto por hombres como por mujeres.

Numerosos estudios indican que las personas que en su infancia sufrieron bullying  tienen un 20% más de posibilidades de sufrir otro tipo de trauma cuando son adultos, por lo que es vital prevenir a tiempo este tipo de acoso.

En este blog vamos a dar unos consejos para intentar detectar a tiempo el acoso escolar y como actuar ante ello.

Consecuencias de sufrir bullying en el futuro

Los niños que han sido víctimas del bullying van a ser más propensos a que les cueste mantener relaciones de cualquier tipo cuando lleguen a la edad adulta, y con ellos que tengan problemas a la hora de socializar, de encontrar pareja, o incluso de encontrar un puesto de trabajo… Problemas en los cuales podrían intentar encontrar su solución con conductas de dependencia hacia el alcohol o las drogas.

Señalas para reconocerlo

Suele ser bastante difícil reconocer los casos de bullying, porque las víctimas optan por ocultar la situación tantos a sus padres como a los profesores.

Por eso hay que estar muy atentos a cualquier tipo de cambio de actitud, que duerma mal, que se niegue a ir a la escuela, que le falte material escolar….

Hay que ir observando todo este tipo de cosas, y si se confirman lo más probable es que el niño esté sufriendo bullying.

Lo que hay que hacer es tratar el tema con la máxima normalidad posible, para que el niño no tenga miedo a contarlo a sus padres o a sus profesores, para lograr una solución.

Como decimos, en este tipo de situaciones tanto los padres como los profesores tienen máxima responsabilidad, por lo que aparte de estar atentos a cualquier indicio, el colegio deberá tener activado un protocolo de actuación para estos casos.

Personas “diana”

Siempre se ha dicho que hay determinadas personas que tienen más probabilidades que otras de sufrir acoso escolar; y hay estudios que así lo confirman, ya que los jóvenes homosexuales sufren 4 veces más que el resto de jóvenes.

Por otra parte, hay otros estudios que minimizan que la orientación sexual de los jóvenes influya en el hecho de que sufra acoso o no, y que lo concluyen que el motivo es que son personas inseguras de sí mismas, con poca autoestima y con cierta dificultad para socializar.

Poner fin al acoso

Como hemos dicho al principio del blog, en los dos últimos años se han registrado 1.000 denuncias contra el bullying, pero esto no es suficiente, ya que son muchos más los casos pero que no se denuncian por miedo.

Para todos aquellos niños y jóvenes que sufren acoso y no se atreven a contarlo, existe un número de ayuda para ponerse en contacto son las fuerzas de seguridad.

El bullying ha existido, existe y existirá, pero el objetivo es que tenga una tendencia decreciente, y que los acosadores sean sancionados como se merecen.