EL ACOSO ESCOLAR EN ESPAÑA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

A estas alturas ya todos sabemos de que nos hablan cuando oímos las palabras “bullying” o “acoso escolar”, y es que los datos de los últimos años en España son verdaderamente alarmantes, pues actualmente el acoso escolar puede estar afectando a 1.750.000 alumnos, es decir, uno de cada cuatro alumnos podría estar sufriendo acoso en la escuela.

Cuando hablamos de bullying, no tenemos que pensar únicamente en palizas, peleas, o un maltrato exagerado, pues hasta el detalle que nos pueda parecer más insignificante puede provocar daños horribles en los alumnos.

Ponerle motes, reírse de él cuando se equivoca, ignorarle, insultarle, meterse con él por su forma de ser, de vestir o de actuar, contar mentiras a cerca de él, marginarle en los juegos, quitarle o esconderle sus cosas, ponerlo en ridículo ante los demás, pegarle… son sólo alguna de las acciones que forman este término denominado bullying o acoso escolar.

Y es que, en muchas ocasiones no creemos que por realizar alguna de éstas, nuestros hijos vayan a hacer daño a otros, o que puedan convertirse en acosadores. Sin embargo, todos los casos de violencia más extrema comienzan con aluna de estas acciones, por ello debemos educar a nuestros hijos de tal forma que interpreten cualquiera de éstas como negativas y dañinas.

Cada vez el acoso escolar es un tema más preocupante, pues como hemos comentado anteriormente, 1 de cada 4 alumnos podría estar en esta situación.

En España, Madrid y Andalucía son las comunidades autónomas que registran l mayor número de menores victimizados, 234 y 170 casos respectivamente en 2017. Y es que, decimos que es un tema preocupante, porque las cifras no dejan de aumentar con el paso de los años, pues en Madrid se han registrado un 9% de casos más que en años anteriores, y  un 43% más en Andalucía.

Sin embargo, no son estas comunidades autónomas las que presentan un mayor aumento de niños afectados, pues Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria y Ceuta presentan un incremento del  90% con respecto al año 2012.

Así pues, cada vez son más las familias afectadas por este problema, y es que no sólo afecta a nuestros niños, sino también a los familiares. Para evitar que nuestros hijos puedan sufrir acosos escolar o poder detenerlo a tiempo, es importante educarlos de manera que se encuentren con la confianza de expresar lo que les ocurre, pues en la mayoría de los casos los niños no son propensos a contar si tienen problemas en la escuela.

Además de esto, también hemos de educarlos para que no se conviertan en los acosadores de otros niños, pues en ocasiones creemos que son cosas de niños, algo por lo que todos hemos pasado, peleas en las que no debemos de meternos, y no nos damos cuenta del daño que nuestros hijos pueden causar.

En fundación Anab estamos para ayudar tanto a los niños víctimas de bullying como a sus padres, intentando evitar que dejen de aumentar las cifras de acoso cada año, que se tome la conciencia necesaria y se deje de normalizar estas acciones que tanto daño pueden provocar.